Seleccionar idioma

CÓMO MOOG ES PIONERO DE LA INDUSTRIA 4.0

Ver Video
Compartir

Un enfoque "revolucionario" para la fabricación de componentes de suspensión superiores

 

Durante la última década, surgió la cuarta etapa de la Revolución Industrial, o "Industria 4.0", que introdujo nuevas tecnologías y capacidades de fabricación que aprovechan la conectividad digital para producir bienes de mayor calidad de manera más rápida y segura que nunca.

La industria 4.0 permite a los fabricantes aprovechar la automatización inteligente que conecta a la perfección máquinas y personas, acelerando el flujo de información y análisis y eliminando la limitación de la intervención solo humana. Las empresas que utilizan este modelo de manera eficaz verán mejoras revolucionarias en cada etapa del ciclo de vida del producto: diseño, ingeniería, producción, inventario, ventas, servicio al cliente y más.

MOOG ha adoptado esta revolución en todas las operaciones de fabricación y montaje, utilizando tecnologías innovadoras y procesos relacionados para ofrecer una nueva generación de piezas de dirección y suspensión que son más seguras, más duraderas y que ayudan a ofrecer una experiencia de conducción superior al propietario del vehículo.

En el centro de la Industria 4.0, el "Internet de las cosas" o IoT.
IoT es la interconexión de máquinas, sensores y otros dispositivos. Esta vasta red permite que los dispositivos compartan datos en tiempo real y permite que tanto las máquinas como sus operadores humanos analicen continuamente los datos y tomen las medidas adecuadas para resolver problemas y realizar otros ajustes para garantizar la eficiencia, la coherencia y, lo más importante, una mayor calidad.

Por supuesto, se necesita mucho más que una comunicación digital eficaz para mejorar los procesos de fabricación. También requiere la capacidad de recopilar constantemente la información correcta y aprender de ella como un medio para hacer que cada generación de productos sea mejor que la anterior.

Entonces, ¿cómo lo está haciendo MOOG?

Máquinas inteligentes

En la primera línea de producción está el equipo que realmente hace la construcción. MOOG utiliza máquinas inteligentes equipadas con servomotores y sensores de precisión, que recopilan datos a lo largo de cada paso del proceso de producción, tomando medidas precisas para evaluar la calidad, tanto en línea como al final de línea, para garantizar que cada pieza cumpla con las tolerancias adecuadas.

Big data, aprendizaje automático e inteligencia artificial

Todos los puntos de datos recopilados de cada sensor e interacción se transfieren y almacenan. Con estos datos, las máquinas pueden "aprender" cómo completar mejor tareas particulares y predecir los resultados futuros de acciones específicas. Los datos recopilados en tiempo real de las operaciones de ensamblaje de productos MOOG incluyen:

  • Poka yoke (término japonés que significa "prueba de errores") – cuando no se cumple un poka yoke, la producción se detiene hasta que se corrige el error
  • Tasas de desecho de productos
  • Parámetros de producción de servomotores, incluida la fuerza y ​​el desplazamiento
  • Parámetros de salida (comprobaciones de par)

Este nivel de pensamiento sofisticado ayuda a las máquinas a trabajar de forma más inteligente, más rápida y mejor a medida que cada pieza de MOOG avanza a través del proceso de ensamblaje en un ciclo de mejora continua. También hace que las mediciones sean más precisas, lo que brinda la capacidad de repetir sin problemas acciones para piezas con parámetros coincidentes en lotes de producción. Esto, a su vez, ayuda a garantizar una mayor coherencia y contribuye a una mejor calidad general del producto para los clientes.

A lo largo de este ciclo, el equipo también adquiere una capacidad mejorada para realizar diagnósticos y adaptarse para resolver sus propios problemas, incluidos los problemas funcionales que tradicionalmente habrían requerido la interacción humana.

Entrega autónoma y robótica colaborativa

El nivel de inteligencia habilitado por las tecnologías de IoT proporciona un nivel completamente nuevo de seguridad para los empleados. Las máquinas conectadas pueden navegar por sus entornos de trabajo y realizar el trabajo durante períodos prolongados de tiempo sin necesidad de interacción humana o servicio, lo que significa que el potencial de incidentes y lesiones se reduce o elimina por completo.

Y, cuando se requiere la intervención humana, los sensores y el software que ejecutan las máquinas están diseñados para garantizar que estas interacciones de proximidad se lleven a cabo de la manera más segura posible.

Cadenas de suministro interconectadas

Una línea de producción conectada también facilita la adaptación a las necesidades cambiantes del mercado. Las tecnologías de la Industria 4.0 no solo ofrecen a los ingenieros de MOOG mayor conocimiento y control a través de una sólida visibilidad de datos, sino que la línea de producción conectada también puede ajustarse con más agilidad, adaptando las operaciones y reconfigurando las líneas de producción en tiempo real. La instalación flexible habilitada por la Industria 4.0 permite a MOOG producir cientos de variaciones de piezas desde una sola línea de ensamblaje con una mínima necesidad de interrupciones a medida que se implementan los cambios.

La capacidad de aprovechar estas capacidades permite a MOOG introducir nuevos productos de forma más rápida y rentable que sus competidores.

Ofreciendo una mejor experiencia al cliente

Naturalmente, una mayor producción y eficiencia de la cadena de suministro puede resultar en lanzamientos más oportunos de las últimas piezas de dirección y suspensión. Pero también hay muchos otros beneficios para el cliente.

Las piezas de dirección y suspensión se encuentran entre los componentes de seguridad más importantes de cualquier vehículo. Más que simplemente brindar una conducción suave, funcionan en conjunto con otros componentes para brindar una dirección precisa y una estabilidad constante. Como resultado, las piezas de dirección y suspensión deben cumplir con las tolerancias más estrictas. Gracias a la tecnología Industria 4.0, los conductores pueden estar más seguros que nunca de que sus piezas de dirección y suspensión MOOG cumplirán con estos estándares en todo momento. El control de calidad es monitoreado de manera precisa y cercana por sensores digitales, que son menos propensos a errores humanos. Y a medida que cada pieza se abre paso a través de la planta, cada máquina y ordenador identifica nuevas formas de brindar una calidad excepcional de manera más eficiente y efectiva.

Y, para ir un paso más allá, cada pieza MOOG es completamente rastreable a través de un número de serie asignado a los parámetros de producción de esa pieza. Si se descubre una irregularidad, todas las partes afectadas son identificables de inmediato, lo que permite una respuesta rápida y adecuada.

MOOG confía tanto en este nuevo y riguroso enfoque para el ensamblaje de productos que ofrece una garantía de 3 años líder en el mercado en Europa. Como resultado, los talleres que instalan piezas originales de MOOG pueden estar seguros de que cada componente se diseñó y fabricó para proporcionar un rendimiento y una durabilidad de calidad superior.

Compartir
Historias relacionadas
cargando...